Almacenamiento Térmico a altas y bajas temperaturas.
Almacenamiento TérmicoA este tipo de sistema de almacenamiento pertenecen una serie de tecnologías que almacenan energía térmica (calor), para luego utilizarla cuando sea necesario. La base de estos sistemas consta de la capacidad de ciertos materiales de absorber calor y mantenerlo en el tiempo. También se basan en la reversibilidad de las reacciones termoquímicas.
El almacenamiento térmico puede realizarse a bajas o altas temperaturas, dependiendo del las tecnologías implementadas y el propósito del mismo. En el almacenamiento térmico a bajas temperaturas (entre los 0°C y los 200°C),  se utilizan materiales como el aire, el agua y el  hormigón. Generalmente se utilizan para climatización, tanto para enfriamiento como calentamiento de espacios.

En el caso del almacenamiento térmico a altas temperaturas se consideran temperaturas mayores a los 200°C llegando incluso a los 1000°C siendo utilizado principalmente en procesos industriales. Generalmente se utilizan las sales como material de almacenamiento térmico y Chile es el principal productor mundial de nitratos por lo que se sitúa con cierta ventaja en la implementación de esta tecnología respecto al resto de los países. Chile es el único país del mundo que posee depósitos de nitratos con leyes económicas en el Desierto de Atacama (en otros desiertos del mundo existen nitratos, pero no en concentraciones económicas). Otros materiales utilizados para almacenamiento en altas temperaturas son el vapor de agua, los cerámicos y los aceites, sin embargo existen muchos más materiales que están siendo evaluados.

Los sistemas de almacenamiento térmico pueden ser utilizados para balancear la demanda de energía durante el día y la noche. Estos sistemas son utilizados junto a plantas generadores de energías renovables en países como Alemania, España, EEUU y Escandinavia. Generalmente se utilizan en plantas CSP, en los cuales se utiliza sal fundida para almacenar el calor recolectado. Una de las plantas más reconocidas con este sistema, está la planta Gemasolar de 19.9MW y que está ubicada en Sevilla, España. Esta es la primera planta de CSP de torre a escala comercial del mundo que utiliza sales fundidas como fluido de transferencia (HTF) y también como material de almacenamiento. Esta planta permite evitar las fluctuaciones en el suministro de energía a través de un sistema que es capaz de producir energía durante 15 horas en ausencia de luz solar, por lo que puede generar electricidad por las 24 horas del día.